Feeds:
Entradas
Comentarios

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

ignacio-martinez-mendizabal-2A propósito de Darwin y Wallace, a quienes nos hemos referido en el posteo anterior, una muy buena ocasión para conocer la polémica y, al mismo tiempo, asistir a una buena argumentación darwinista acerca del origen del lenguaje es esta conferencia del paleontólogo español Ignacio Martínez Mendizábal, una de las cabezas descollantes de los investigadores del yacimiento de Atapuerca (Burgos).

Martínez Mendizábal es uno de los investigadores en evolución humana que últimamente proponen que el lenguaje no apareció con la especie Sapiens sapiens, sino un tanto antes, incluso antes del hombre de Neanderthal: con el Homo heidelbergensis, antecesor de los neandertales, hace más o menos la friolera de 500 000 años. Aquí puede leerse una breve reseña sobre su propuesta.

Su vía de investigación es, como hemos dicho, la paleontológica, que es la más empleada por los darwinistas ‘clásicos’: se trata de examinar comparativamente la evidencia fósil y formular hipótesis plausibles. Si bien es cierto que esta vía es probablemente limitada a la hora de intentar establecer hipótesis acerca de la aparición de funciones ‘superiores’, el hecho es que el yacimiento de Atapuerca ofrece tal cantidad de evidencia de la que no se había encontrado antes, que no pocos de los problemas sin resolver que atascaban a los estudiosos ante las deficientes evidencias anteriormente disponibles parecen recibir una solución definitiva.

El asunto de fondo es, nuevamente, hasta qué punto tienen peso las evidencias anatómicas para establecer con seguridad la aparición de una función cognitiva como lo es el lenguaje. Al parecer, la principal línea de investigación de Martínez Mendizábal, que se relaciona con la búsqueda de evidencia de la base del cráneo (fonación) y del hueso hioides (audición) y la capacidad encefálica, apunta sin duda alguna a que el homo heidelbergensis podía hablar. Esto, por ejemplo, echaría por los suelos la idea de Philip Lieberman según la cual los neandertales no tuvieron lenguaje articulado porque no tuvieron laringe descendida. Los datos de Atapuerca ya demuestran que una especie anterior a la de Neanderthal ya tenía laringe descendida, lo que hace altamente improbable que los neandertales no la tuvieran y que, posiblemente, la escasa evidencia fósil a la que se remitió Liberman fue mal interpretada. Dicho en otros términos, el hombre de Atapuerca parece mostrar sistemas de performance preparados para el procesamiento del lenguaje.

Esto por sí solo, ciertamente, no basta para dar el paso del habla al lenguaje. Otro factor que se debe tener en cuenta es el genético. Disponemos ya del famoso Foxp2. Lo interesante es que hace ya un par de años un equipo bajo la batuta de Johannes Krause del Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology informó que la variedad de gen Foxp2 encontrado en un ejemplar neandertal era la misma que puede hallarse en cualquier humano moderno. Un interesantísimo comentario de este tema y otros relacionados los podemos encontrar en un posteo del blog Biolingüística, el cual enlaza al artículo de Krause y su equipo. La cuestión aún pendiente —y crucial— es comprender aún mejor la función del gen Foxp2 y si este gen acaso basta.

Finalmente, otro factor que ha de considerarse —y que de hecho Martínez Mendizábal tiene en cuenta— es la evidencia artefactual. ¿Nos indicaría comportamiento simbólico tal evidencia en Atapuerca? La respuesta del investigador español es sí: ya los hombres de Atapuerca tenían cementerios y estos señalan la presencia de rituales. Los rituales apuntan, necesariamente, a la existencia de un sistema simbólico. La cuestión es si el lenguaje es ese sistema simbólico ya entonces presente. La respuesta de Martínez Mendizábal en este filón de la argumentación es que sí.

Sin más palabras, los dejamos con la interesantísima conferencia que brindara el año 2007 Martínez Mendizábal en la Universidad de Alcalá.

 

more about “El origen del lenguaje: la evidencia …“, posted with vodpod

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

darwin_-_descent_of_man_1871La teoría de Darwin no atañe exclusivamente a la aparición de las diversas especies, sino incluso a la aparición de toda forma de vida, en cualquier nivel de organización, lo que ha llevado a sus defensores a intentar aplicarla desde el plano molecular hasta la explicación de las funciones cognitivas en el hombre, como es el caso del lenguaje.

El mismo Darwin, en su obra publicada en 1871, The Descent of Man (El origen del hombre), aplicó sus ideas a la explicación de la aparición de la cultura, la mente y el lenguaje. Justo ese mismo año, uno de los primeros darwinistas de la Lingüística, el comparatista alemán August Schleicher, publicaba su clásico Compendium der vergleichenden Grammatik der Indogermanischen Sprachen (Compendio de gramática comparada de las lenguas indoeuropeas).

The Descent of Man es para Darwin no solo una oportunidad de vérselas con un verdadero reto para las explicaciones evolucionistas, sino también una ocasión en la que responde a ciertas discrepancias presentadas por el coautor de la Teoría de la Selección Natural, su amigo y compañero de ruta, el galés Alfred Russel Wallace, quien consideraba sumamente problémático el intentar explicar las funciones superiores en el hombre como producto de la selección natural. La salida de Wallace, inadmisible para Darwin, resultó apelando a factores sobrenaturales. En The Descent of Man , Darwin intenta responder a las críticas de Wallace y proponer una explicación naturalista. Un ilustrativo comentario acerca de la polémica entre Darwin y Wallace al respecto lo podemos encontrar en el interesante artículo de Robert Richards, “The Linguistic Creation of Man: Charles Darwin, August Schleicher, Ernst Haeckel, and the Missing Link in Nineteenth-Century Evolutionary Theory”, que pueden bajárselo aquí. Noam Chomsky, escéptico frente a las propuestas que abogan por un poder absoluto de la selección natural, en más de una oportunidad se ha referido a Alfred Wallace y su discrepancia con Darwin. Una de esas ocasiones la encontramos en “Three Factors of Language Design“.

A propósito de The Descent of Man, a continuación, seleccionamos un par de pasajes ilustrativos de la posición de Darwin:

The high standard of our intellectual powers and moral disposition is the greatest difficulty which presents itself, after we have been driven to this conclusion on the origin of man. But every one who admits the principle of evolution must see that the mental powers of the higher animals, which are the same in kind with those of man, though so different in degree, are capable of advancement. Thus the interval between the mental powers of one of the higher apes and of a fish, or between those of an ant and scale-insect, is immense; yet their development does not offer any special difficulty; for with our domesticated animals, the mental faculties are certainly variable, and the variations are inherited. No one doubts that they are of the utmost importance to animals in a state of nature. Therefore, the conditions are favourable for their development through natural selection. The same conclusion may be extended to man; the intellect must have been all important to him, even at a very remote period, as enabling him to invent and use language, to make weapons, tools, traps, etc. , whereby with the aid of his social habits, he long ago became the most dominant of all living creatures.

A great stride in the development of the intellect will have followed, as soon as the half art and half instinct of language came into use; for the continued use of language will have reacted on the brain and produced an inherited effect; and this again will have reacted on the improvement of language. As Mr. Chauncey Wright has well remarked, the largeness of the brain in man relative to his body, compared with the lower animals, may be attributed in chief part to the early use of some simple form of language, that wonderful engine which affixes signs to all sorts of objects and qualities, and excites trains of thought which would never arise from the mere impression of the senses, or if they did arise could not be followed out. The higher intellectual powers of man, such as those of ratiocination, abstraction, self consciousness, etc., probably follow from the continued improvement and exercise of the other mental faculties.

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

fot-clas-darwinUn día como hoy, 12 de febrero de 1809, hace exactamente 200 años, en Shrewsbury, Shropshire, al oeste de Inglaterra, nació Charles Robert Darwin, sin duda uno de los científicos más importantes e influyentes en el mundo contemporáneo. Su teoría, según la cual los seres vivos descienden de antepasados comunes básicamente por un proceso de selección natural, ha venido a convertirse en uno de los pilares de la Biología moderna.

A propósito de este importante aniversario, el diario británico The Guardian ha publicado un especial cuya lectura vivamente recomendamos. Pueden disfrutarlo aquí.

En la ilustración superior de la página vemos un detalle de una ‘variación’, vía Photoshop, de esta clásica foto de Charles Darwin. El autor es el artista gráfico Polaroid.sx70 y pueden ver su diseño aquí.

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

image1185PhpSyntaxTree es el nombre de una herramienta informática ‘en línea’ para diagramar árboles sintácticos a partir de marcadores sintagmáticos encorchetados. Su empleo es bastante sencillo. El programa fue desarrollado a partir del concepto de Mei Eisenbach y el diseño estuvo a cargo de André Eisenbach.

Sin duda, se trata de una herramienta básicamente orientada a lingüistas, aunque cualquier persona que haya desarrollado su habilidad para representar mediante corchetes cadenas de símbolos en conjuntos ordenados puede atreverse a usarla sin ningún temor (matemáticos, ingenieros de sistemas, psicólogos cognitivos o, finalmente, cualquier lego que haya cultivado cierta parte de su inteligencia).

Esta herramienta nos permite, por un lado, afinar nuestra propia destreza para representar oraciones mediante corchetes, lo que ya es algo importante. La diagramación por corchetes es otro medio para representar cadenas de símbolos dispuestos en conjuntos ordenados. Si bien es un mecanismo que no ‘seduce tanto al ojo’ como los arbolitos (criaturas en las que seguramente interviene el hemisferio derecho), cumple formalmente con lo mismo que hace un árbol sintáctico: representar las relaciones jerárquicas y lineales de las cadenas de palabras que constituyen las oraciones. Esto, precisamente, me ha hecho ver esta herramienta como especialmente importante: curiosamente no por ayudar a visualizar en árboles una oración, sino por obligarnos a representarla primero por un medio de abstracción más exigente como son los corchetes (marcadores sintagmáticos encorchetados). De hecho, si nuestra representación en corchetes falla (lo que en última instancia será porque no hemos cumplido con la regla de oro de la sintaxis de los corchetes: “todo corchete de apertura tiene su pareja, un corchete de cierre”), el programa no arroja ningún diagrama arbóreo.

Por otro lado, claro está, este dispositivo informático nos permite visualizar la estructura de una oración mediante árboles, que son algo así como la deliciosa cereza en el pastel. En la franja horizontal superior de la página está el editor de la herramienta, que nos permite manejar las variables de tipo de letra, color, grosor de línea y otras. Los árboles pueden editarse en negro o en colores: azul para las categorías, rojo para los núcleos o palabras, negro para las ramas arbóreas.

Inmediatamente debajo del editor tenemos una ventana que lleva como título en inglés “Phrase (labelled bracket notation)”, que equivale a lo que aquí hemos llamado “marcador sintagmático encorchetado”. En esta ventana debemos representar mediante un diagrama de corchetes la estructura de la oración que tenemos en mente. Aquí no tenemos ninguna ayuda: todo dependerá de cumplir con la regla de oro de la sintaxis de los corchetes y de una que otra cosa más, sin duda, algún mínimo conocimiento de algún modelo de representación sintáctico.

Finalmente, pinchamos en la palabra ‘Draw’, que está al pie de la ventana, y obetenemos un diagrama arbóreo en formato de imagen png.

De hecho, debe haber otros detalles en esta herramienta de los que no estoy aún al tanto. Aunque tengo la impresión de que solo sirve para representar estructuras sintácticas entendidas como ‘constituyentes inmediatos’, no estoy seguro de ello: quizá también sirva para representar estructuras entendidas como ‘dependencias’. Habrá que investigar. Por otra parte, PhpSyntaxTree permite la diagramación de árboles en un rango bastante amplio de teorías de sintaxis de constituyentes: Minimismo, Head Driven Phrase Structure Grammar, Lexical Functional Grammar, entre otras.

A continuación, les doy un ejemplo de la aplicación de esta herramienta (por falta de práctica, me costó cuatro intentos obtener el encorchetado correcto en la tradición de Principios y Parámetros para una oración tan sencilla como “¿Quiénes resisten la invasión?”). Como ya saben, primero escribimos el marcador sintagmático encorchetado:

[SC [SD Quiénes_i][C' [C resisten_j [+Q]][SF [SD t_i'][F'[F t_j' [Phi]][SV [SD t_i][V'[V t_j][SD la invasión]]]]]]]

Luego presionamos en ‘Draw’ y obtenemos el árbol:

stgraph6

Bonito, ¿no? Sin duda, PhpSyntaxTree es una aplicación informática muy útil, de acceso libre todavía, y que podemos usar en la elaboración de investigaciones de sintaxis, presentación de tareas, o incluso en clase para evaluar nuestra destreza a la hora de elaborar marcadores sintagmáticos.

Esta herramienta no es la única en su género. Una de las más conocidas y empleadas por lingüistas desde hace unos años es The Trees 3 Program, creada por los lingüistas Sean Crist and Tony Kroch, herramienta más completa puesto que no se limita a ‘diagramar’ árboles ya previamente estructurados en un marcador encorchetado, sino que permite la simulación misma de la derivación de una estructura sintáctica y la construcción de ejercicios interactivos que pueden aplicarse en la enseñanza de un curso de Sintaxis, entre otros usos. El único detalle es que no es una herramienta de acceso libre. A menos que la universidad donde estemos inscritos haya adquirido el programa, la única opción que tiene un individuo es comprarlo o contentarse con el demo de evaluación por 30 días cuyas características están limitadas.

Otros diagramadores arbóreos son el TreeForm Syntax, del que podemos obtener alguna información en este portal y que puede obtenerse aquí. Otro programa disponible es el Linguistic Tree Constructor 1.2.0. Pueden informarse acerca de él y bajárselo en este portal. Uno muy similar a PhpSyntaxTree es RSyntaxTree. También es de acceso libre en línea.

Finalmente, si tan solo desean un tipo de letra que les permita ‘dibujar’ las ramitas de los árboles en un procesador de textos, para ello tienen el popular Arboreal, antes simplemente conocido como el tipo de letra ArborWin. Hace algunos años se encontraba gratis en Internet. Ahora esa dulce época quedó atrás y su obtención legal es mediante compra. El portal indicado está aquí. Si desean una copia para uso estrictamente personal, no tengo ningún problema en compartir la mía. Escríbanme a mi correo.

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

un-angel-caidoTerminamos el año pasado en este blog no con un tema que nos hubiera gustado tratar, pero los acontecimientos en el mundo tomaban un cariz que a mi conciencia ameritaba una toma de posición: el cobarde asesinato de un estudiante anarquista griego de 15 años en manos de un policía, el valiente levantamiento de los estudiantes griegos y la brutal represión del Estado. Ahora regresamos luego de un pequeño descanso por fiestas y no podemos continuar tranquilamente con los temas centrales de este blog porque simplemente lo feo de este mundo se ha puesto nauseabundo: la atroz masacre del pueblo palestino en Gaza, una vez más, por el Estado de Israel, que sigue actuando impunemente con el auspicio del Estado yanqui. A propósito de esta situación, hace unos días Noam Chomsky, en un evento organizado por el MIT Center for International Studies, dijo, a propósito de una retrospectiva de la escalada terrorista del Estado de Israel contra los palestinos, lo siguiente:

The US-Israeli assault on Gaza escalated in January 2006 [...]  because Palestinians committed a ‘real crime’: they voted the wrong way in a free election, and that’s a ‘serious crime’ [...] (La agresión israelita-norteamericana contra Gaza aumentó drásticamente en enero de 2006 [...] porque los palestinos cometieron un ‘verdadero crimen’: votaron de modo incorrecto en una elección libre, y eso es un ‘crimen grave’[...]).

La elección de Hamás, ese ‘grave crimen’ que cometió el pueblo palestino, ha servido de ‘justificación’ para que el Estado de Israel haya estado atormentando sin cesar al pueblo palestino so pretexto de luchar contra Hamás. A duras penas, en junio del año pasado se logró  una tregua que tenía varias condiciones: Israel se comprometía a levantar el bloqueo sobre Gaza, no debía cometer más agresiones militares y Egipto tenía que abrir sus fronteras: ninguna de estas condiciones se cumplió a cabalidad y Hamás levantó la tregua el 19 de diciembre. Como vemos, fue Israel quien no respetó la tregua. Con la coartada del cese a la tregua por parte de Hamás a fines del año pasado y la reanudación de su hostigamiento a Israel con cohetes caseros, el 27 de diciembre del año pasado el ejército de Israel empezó el brutal bombardeo de la Franja de Gaza. De inmediato, se desplegó el gran montaje de los principales medios de comunicación del ‘mundo libre’, montaje que demostraba, una vez más, ser una herramienta psicológica de la hegemonía de Israel-EEUU: “Israel simplemente respondía defendiéndose de los ataques terroristas de Hamás”. Esa es la versión ‘oficial’ de los hechos expresada en la ‘neolengua’ orwelliana del ‘Gran Hermano’. Lo demás es historia que conocemos, a pesar de la manipulación informativa de no pocos grandes medios de comunicación: Gaza invadida y arrasada, más de 1300 muertos y alrededor de 6000 heridos hasta el momento, casi todos ellos población civil indefensa, en gran parte conformada por mujeres y niños.

A continuación, les brindamos aquí el enlace a thumb-lg-chomskytalkla interesante y valiente conferencia de Chomsky, tanto más meritoria al provenir de alguien quien en estos momentos sufre el duelo por la muerte de quien fuera su compañera de toda una vida: Carol. Otras palabras de Chomsky sobre la situación en Gaza las pueden encontrar en esta entrevista que le hiciera Sameer Dossani para Foreign Policy in Focus hace dos días. Un artículo del especialista belga en asuntos internacionales, Michel Collon, que trata, entre otras cosas, sobre la desinformación de los medios de comunicación en Europa, pueden leerlo aquí. Finalmente, un válido símil entre la Franja de Gaza y el Gueto de Varsovia a cargo de Alastair MacDonald se puede leer en este artículo.

Una cuestión que veo que aún no se ha discutido mucho a propósito de los eventos recientes es la relevancia global de lo que significa este despliegue terrorista del Estado de Israel. Sin restarles verdad a los detalles locales en los que no pocos analistas coinciden, a saber, que Israel no tiene una seria intención de permitir un Estado palestino viable y soberano en sus fronteras ni dar marcha atrás a su política de asentamientos, los actuales (y no tan actuales) acontecimientos apuntan globalmente a sostener e incrementar sustancialmente un estado de zozobra regional tal, que justifique el control por el terror a un Estado que cumple la función de resguardar los intereses económicos y políticos de EEUU en el escenario de una economía mundial que sigue girando (mas no creciendo más) en torno a la explotación y dominio de fuentes energéticas fósiles. De más está decir, Israel es ese Estado. La situación no difiere, en esencia, de la guerra contra ‘el terror’ en la que se embarcara EEUU a propósito de los acontecimietos del 11 de setiembre y que marcara el ingreso a un nuevo orden internacional, el de la ‘guerra contra el terror’, que sustituyera al de la ‘guerra fría’. La finalidad es control, control y más control, y tanto más desesperadamente control en el escenario de una economía global en crisis que el poder del gran Capital intenta ahora parchar con recetas neokeynesianas financiadas sobre los hombros de la gente común en el frente interno y sobre el dominio de las economías proveedoras de fuentes energéticas en el frente externo, y tanto más desesperadamente control ante la mayor conciencia y las reacciones de protesta de diversos sectores sociales. El control sigue ejerciéndose por la ‘fabricación del consenso’, por un lado, y el poderío militar y la represión policial, por el otro. Estas dos vías del control están íntimamente relacionadas. En primer lugar, por diversos medios, tanto militares como propagandísticos, se promueve siempre un ambiente de zozobra que justifique ante el público la necesidad de darle guerra al ‘terror’: el grado de su expresión militar será directamente proporcional a la importancia de la economía en juego; en segundo lugar, por medios propagandísticos y policiales se intentará neutralizar y eventualmente eliminar cualquier respuesta social de protesta y esto será directamente proporcional al grado de la protesta. A su vez, el grado de la represión militar-policial será inversamente proporcional a la efectividad de la propaganda. Bueno, si damos un vistazo atrás en el pasado todavía cercano, a las grandes protestas mundiales de Seattle y Ginebra en el mismo corazón de las sociedades del Gran Capital (1999 y 2000) les sucedió, a propósito o ‘so pretexto’ de los atrentados del 11 de setiembre al año siguiente, la vigorosa reacción del sistema: la mayor ofensiva hasta ahora conocida de la ‘guerra contra el terror’. Sin duda, esta ofensiva de la reacción tuvo como efecto hacer retroceder las protestas mundiales, a pesar de los foros sociales mundiales y diversos avances de grandes sectores sociales. Pero el clamoroso desgaste norteamericano en la ocupación de Irak y la crisis económica mundial nos han traído un nuevo escenario en el que la mundialización de las protestas vuelve a ocupar un rol protagónico: en ese contexto se ubican, por ejemplo, los recientes levantamientos generalizados en Grecia y las multitudinarias respuestas de apoyo en Europa, sobre todo en España e Italia, que han ido mucho más allá de una simple protesta por el asesinato de un adolescente anarquista. Paralelamente tenemos la situación de Cercano Oriente, a la que ya nos referimos anteriormente: el pueblo palestino resiste, se levanta frente al atropello del Estado de Israel. El golpe terrorista de Israel y su apoyo desde Washington pretenden no solo evitar un Estado palestino viable y soberano y continuar la política de asentamientos, sino también legitimar el control terrorista sobre Oriente Próximo so pretexto de la ‘guerra contra el terror’. Esa es la relevancia global y es apenas una entre varias movidas que EEUU a través de su enclave israelita está digitando. De hecho, con Barack Obama al frente, seguirán intentando provocar a Irán de modo que se justifique una respuesta nuclear contra la antigua Persia. De ser así, las perspectivas son de pronóstico reservado. Solo la mundialización de la protesta puede traernos mejores perspectivas ante la posible barbarie.

Hasta antes del 7 de de diciembre, cuando me enteré del asesinato de Alexandros Grigoropoulos, apenas un joven de 15 años, cruelmente baleado el día anterior en Atenas por un policía, creía que la palabra /sintagma/ era de uso casi exclusivo de lingüistas, de profesores de Lenguaje o de alumnos atemorizados por la inminencia de un examen de Lengua. También —pensaba— debía ser de uso entre los griegos, cuyos ancestros crearon el vocablo; pero no me había molestado en averiguar más. Al buscar en Internet más información sobre las espontáneas revueltas populares desencadenadas a partir del asesinato de Alexandros, descubrí que en Atenas había una plaza llamada “Sintagma”, Πλατεία Συντάγματος (Plateia Syntágmatos), o “Plaza (de la) Constitución”, convertida, como cientos de lugares más en toda Grecia y más tarde en el resto de Europa, en escenario de protestas multitudinarias. Por un momento pensé en la palabra /sintagma/, modelo de uno de los mecanismos de la lengua saussureanos, y concebida por algunos como espacio (o ‘geometría’) donde la lengua se proyecta hacia el discurso, al uso del lenguaje, a la acción de la palabra; y no pude sino volver a la Plaza Sintagma, a esa como tantas plazas o calles griegas u otras tantas de la Europa joven y solidaria, la de los estudiantes, inmigrantes y desocupados que una vez más han salido a la calle y han tomado la palabra (la ‘parole’), y se han enfrentado a un Estado que no tiene más idóneo interlocutor con los jóvenes que la policía, esa misma policía que activó el gatillo y desencadenó la historia de Alexandros como signo, signo finalmente encumbrado por los millones de estudiantes, por los millones de Alexandros de Grecia y del orbe entero, signo que ahora vive en su memoria, en su paradigma, y que me hace clamar con fuerza “¡todos somos estudiantes griegos!”.

 

more about “Sintagma (Alexandros Grigoropoulos, i…“, posted with vodpod

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

function copiarPortapapeisGM_BoxValuesSession() { try { netscape.security.PrivilegeManager.enablePrivilege(“UniversalXPConnect”);const gClipboardHelper = Components.classes["@mozilla.org/widget/clipboardhelper;1"].getService(Components.interfaces.nsIClipboardHelper);gClipboardHelper.copyString( document.getElementById(“GM_BoxValuesSession”).innerHTML );}catch(e){}}function pecharGM_BoxValuesSession() { document.getElementById(‘GM_BoxValuesSession’).parentNode.style.display = ‘none’;}

garcia-laryngoskop

Como hemos visto, De Saussure exhibe una posición contraria a asumir el lenguaje como un objeto “del mundo natural”. En otras palabras, su posición es “no naturalista”. Pero, ¿en qué consiste su postura? y ¿a qué se deben sus reparos a la posición “naturalista”? A continuación, trataremos de responder las interrogantes.

De Saussure cambia en el tiempo
Para empezar, es importante señalar que De Saussure no mantiene una misma posición frente al ‘naturalismo’ durante toda su vida académica: hay una evolución del maestro de las conferencias inaugurales de Ginebra (1891) al último De Saussure. Veamos dos muestras de este desplazamiento y empecemos por recordar cómo arremete contra dos eximios representantes, naturalistas, de  la Gramática Comparativa.

Ginebra 1891 (De Saussure: 133):

Si el estudio lingüístico de varias lenguas o de una sola reconoce como objeto final y principal la comprobación y la búsqueda de las leyes y procedimientos universales del lenguaje, se podría preguntar hasta qué punto estos estudios tienen su lugar en una Facultad de Letras, o si no tendrían un lugar igualmente conveniente en una Facultad de Ciencias. Eso sería replantear la muy conocida cuestión que agitaron hace un tiempo Max Müller y Schleicher [...] hubo un tiempo en que la ciencia del lenguaje se había persuadido a sí misma de que era una ciencia natural [...] no pienso demostrar que se trataba de un espejismo, sino que, por el contrario, he de constatar que ese debate está cerrado y bien cerrado. A medida que se ha ido comprendiendo mejor la auténtica naturaleza de los hechos del lenguaje, [...] se ha hecho más evidente que la ciencia del lenguaje es una ciencia histórica [...].

Ahora veamos cómo gira su posición hacia el periodo (1907-1911) de los tres últimos cursos de Lingüística General (De Saussure: 234):

Ha habido discusiones para saber si la lingüística pertenecía al orden de las ciencias naturales o al de las ciencias históricas. No pertenece a ninguno de los dos, sino a un compartimiento de las ciencias que, si no existe, debería existir con el nombre de semiología, es decir, ciencia de los signos [...].

Renuncia al historicismo, mas no al antinaturalismo, es lo que podemos colegir de lo anterior.

¿En qué consiste el antinaturalismo saussureano?
Pues bien, tratemos esta vez de hacernos una imagen más clara del antinaturalismo saussureano. Avancemos nuestra tesis: De Saussure apunta a impugnar el naturalismo “en dos frentes”: un frente es el que está dado en el escenario de su época: su objetivo es el naturalismo del paradigma comparatista, específicamente el de la Gramática Comparativa, representada, entre otros, por maestros como Müller y Schleicher. Sus objetivos específicos son tres metáforas importantes en este paradigma: el lenguaje como organismo, el lenguaje como familia de lenguas, el lenguaje como órgano. El otro “frente” es  la teoría de la arbitrariedad del signo y lo que ello implica para lo que De Saussure entiende como concepción “naturalista” del lenguaje.

De Saussure frente a las metáforas “naturalistas”

El lenguaje como organismo
De Saussure ve en los comparatistas (en especial en Müller y Schleicher) una concepción del lenguaje como un organismo que se desarrolla por sí mismo y esta es una metáfora que él rechaza. Veamos, para empezar, este fragmento de una carta de August Schleicher al biólogo alemán Ernst Häckel (importante difusor del darwinismo en la Europa continental), que resume claramente el naturalismo que De Saussure pretende impugnar:

Las lenguas son organismos naturales que se originaron sin determinación de la voluntad humana, crecieron y se desarrollaron de acuerdo con leyes determinadas, y envejecieron y murieron; de ellas también es característica aquella serie de fenómenos que solemos entender bajo el nombre de ‘vida’. La Glótica, la ciencia del lenguaje, es, por lo tanto, una ciencia natural; su método es en general el mismo que aquel de las otras ciencias naturales.

(La traducción es nuestra y el fragmento de la carta original está aquí)

En cuanto a la ausencia de la voluntad humana como condicionante de las lenguas, De Saussure, en la fase historicista de su antinaturalismo (la época de las conferencias inaugurales de Ginebra), dice lo siguiente (De Saussure: 135):

¿Cuál es entonces la segunda condición que implica la palabra ciencia histórica? Es que el objeto que constituye la materia de la historia —por ejemplo, el arte, la religión, el vestido, etcétera— representa en algún sentido actos humanos regidos por la voluntad y la inteligencia humanas […].

¿Se puede considerar que los hechos lingüísticos son el resultado de actos de nuestra voluntad? Esa es pues la pregunta. La ciencia del lenguaje actual responde afirmativamente a esta pregunta. Pero es preciso añadir inmediatamente que hay muchos grados conocidos en la voluntad consciente e inconsciente, como sabemos; ahora bien, de todos los actos que podrían compararse, el acto lingüístico, si puedo llamarlo así, tiene la característica [de ser] el menos reflexionado, el menos premeditado y, al mismo tiempo, el más impersonal de todos.

Sobre la metáfora de la lengua como un organismo que nace, crece y muere, De Saussure nos dice lo siguiente (De Saussure: 137-138):

Según lo que se acaba de plantear, ¿qué podemos decir del nacimiento y la muerte de las lenguas […]?

Comencemos por la muerte.

Una lengua no puede tener una muerte natural y en la cama. Solo puede perecer por muerte violenta. El único modo en que puede cesar es que sea suprimida por la fuerza, por una causa totalmente exterior a los hechos del lenguaje. Por ejemplo, por el exterminio total de los pueblos que la hablan […] O bien por la imposición de un nuevo idioma […].

[…] En sí misma una lengua es imperecedera, esto es, no hay ninguna razón para que su transmisión se detenga por una causa debida a la organización de dicha lengua.

Se puede leer en la primera página de una obra de Hovelacque sobre la lingüística: La lengua nace, crece, decae y muere como todo ser organizado. Esta frase es absolutamente típica de la concepción tan extendida, incluso entre los lingüistas, que nos esforzamos en combatir y que ha llevado directamente a hacer de la lingüística una ciencia natural. No, la lengua no es un organismo, no es una vegetación que exista independientemente del hombre, no tiene una vida propia que implique un nacimiento y una muerte. Todo es falso en la frase que he leído: la lengua no es un ser organizado, no muere por sí misma, no decae, no crece […].

[…] Todas las lenguas que se hablan en la misma época tienen la misma edad, pues se remontan a un pasado igual. No es necesario determinar la duración de ese pasado. Se puede decir que es el origen del lenguaje, pero sin remontarse a períodos inaccesibles. Si nos detenemos en el período accesible, está claro que cada lengua indoeuropea hablada actualmente tiene exactamente la misma edad en relación con el tiempo en que se hablaba el indoeuropeo primitivo.

El lenguaje como familia de lenguas
Y hay otra metáfora, también propia de la Gramática Comparativa, de la que se ocupa De Saussure: la imagen de la lengua como miembro de una “familia” cuya representación “metodológica” es el “árbol filogenético”, el “Stammbaum’ de Schleicher (De Saussure: 140):

Hay transformación, y siempre más transformación, pero en ningún lugar hay reproducción o producción de un ente lingüístico nuevo que tenga existencia separada de lo que le ha precedido o de los que le seguirá. No hay lenguas madres, no hay lenguas hijas sino una lengua, una vez dada, que circulará y se desarrollará indefinidamente en el tiempo, sin ningún término prefijado para su existencia, sin que ni siquiera haya posibilidad interior de que termine, si no hay accidente y violencia, si no se da fuerza mayor, superior y exterior, que venga a abolirla.

Y, aunque nos apartemos un poco del tema central, comentario aparte merece la frase “no hay lenguas madres, no hay lenguas hijas sino una lengua, una vez dada, que circulará y se desarrollará indefinidamente en el tiempo”. Estas palabras del maestro ginebrino son de una complejidad e, intuyo, de una importancia que no deben pasar desapercibidas. Una primera interpretación se me antoja, si no superficial, al menos sí controvertible: el maestro nos sugiere con estas palabras que toda la diversidad lingüística humana que ha existido y está por existir proviene de una misma lengua (¿ecos en “flash back” de la hipótesis monogenética?). Una segunda interpretación, quizá menos “alucinante” es la siguiente: De Saussure sugiere la idea del “lenguaje humano”, la “lengua terrícola”, esa misma lengua de la que hablan Chomsky y seguidores (de ser así, su “antinaturalismo”, definido en función del paradigma comparatista, no tiene necesariamente que contraponerse a otro tipo de naturalismo: el chosmkiano). El asunto da para mucho más, pero aquí tomamos el camino de retorno a lo que nos ocupaba. Volvamos a las metáforas “naturalistas” del siglo XIX que De Saussure tiene en la mira. Ocupémonos ahora de la metáfora “metodológica” que diseñan los comparatistas para entendérselas con su metáfora “objeto”: el árbol genealógico. Veamos qué dice el maestro al respecto (De Saussure: 147):

[…] se persiste testarudamente en la idea de que existen previamente dos términos unidos, es verdad que mediante una transición insensible, pero que siguen siendo dos términos, dos lenguas, dos seres, dos entidades, dos organsmos, dos principios, dos nociones, dos términos diferentes. Se sigue imaginando el latín y el francés como dos follajes que aparecen sucesivamente en el mismo árbol desde la caída de las hojas en otoño hasta la aparición de los nuevos brotes […].

El lenguaje como órgano (o como dependiente del órgano vocal)
Aquí la crítica saussureana apunta no a desestimar la posibilidad de que el lenguaje presuponga un órgano especial. Recordemos a propósito de ello (De Saussure: 159):

El lenguaje, propiedad de la comunidad, como los ‘usos’, responde en el individuo a un órgano especial preparado por la naturaleza.

Lo que critica De Saussure es comparar la lengua con cualquier órgano que ejecuta comportamiento lingüístico (De Saussure: 108):

En la palabra no existe nada de anatómico, es decir, ninguna diferencia de piezas que se base en una relación de la función y de la pieza que la realizaba […]

(De Saussure: 109):

Comparación con la anatomía y la fisiología. Ambas son una única cosa en la lengua; el error consiste precisamente en creer que la gramática es la fisiología (que estudia la función) mientras que la fonética —¿o la fonología?— sería la anatomía. Muy útil ver por dónde peca la comparación. El ojo no se parece a la mano, ni el pulmón a la espina dorsal; y de este modo, aun haciendo abstracción de la función, el anatomista tiene ante él un objeto diferente en cada órgano. Pero no hay ninguna diferencia […] Es la función de la que está investido un fonismo la que hace que atribuyamos de modo pasajero el título de órgano a dicho fonismo, que, en sí mismo, se parece a todos los demás fonismos, y es susceptible de adoptar (tal como es) absolutamente cualquier función.

Desde un punto de vista organicista, la función (fisiología) presupone un órgano (anatomía); la gramática es a la fisiología lo que la fonética/fonología (entendidas por De Saussure ‘al revés’ de lo que entendemos hoy en día) es a la anatomía. Pero la función, la única función pertinente que reconoce De Saussure en las “entidades del lenguaje” (los “fonismos” en el pasaje anterior) es la que asigna un sistema de diferencias o valores; más allá de ello, tenemos nada más la materia prima, la “sustancia”, que por sí misma no tiene ninguna pertinencia lingüística. En suma, aquí se está criticando la visión fisiologista-anatomicista del lenguaje. Ese modo de ver las cosas forma parte del “naturalismo” lingüístico en boga del entorno saussureano. Es ese “fisiologismo anatomicista”, curiosamente desdeñoso del papel de la mente como rectora de los fenómenos lingüísticos, lo que De Saussure no admite. Leamos este pasaje de 1897, extraído de unas notas sobre fonología, en el que el maestro deja muy clara su posición mentalista, en contraposición al fisiologismo al que nos hemos referido (De Saussure: 221):

[…] nuestra mente […] es la única soberana para decidir sobre lo que ejecutamos. Ella lo dirige todo […].

(De Saussure: 222):

La lengua no está en lo que nos llama la atención como indispensable para producirla, juego de los órganos vocales o convención de tipo voluntario.

En otro pasaje, y nuevamente a propósito de la idea de Schleicher, vemos una sentencia aún más categórica (De Saussure: 193):

[…] la pretensión de Schleicher de hacer de la lengua algo orgánico independiente de la mente humana era un absurdo […].

En suma, es el fisiologismo anatomicista desligado de la mente el modelo de lenguaje que forma parte del “naturalismo” de la época que De Saussure no admite. A este naturalismo se opone vivamente el maestro de Ginebra, a esta concepción contrapone De Saussure su visión según la cual lo esencialmente lingüístico es un sistema de diferencias o valores que dispone la mente a través de los órganos del habla, meros ejecutores de las órdenes mentales.

El otro frente saussureano: naturaleza vs arbitrariedad del signo
El otro espacio en el que De Saussure toma posición frente al naturalismo, si bien en este caso no hay nada en lo dicho por el maestro sobre este tema que se use explícitamente ‘para’ impugnar una visión naturalista del lenguaje (como la de los comparatistas), es su teoría del signo. Como sabemos, el maestro ginebrino asume la teoría según la cual no hay nada en la naturaleza que nos lleve a designar una idea de un modo particular. En otras palabras, el signo es arbitrario. Veamos (De Saussure: 191):

[…] la institución de cualquier signo […], por ejemplo […] cow o vacca para designar la idea de vaca se basa sobre la sinrazón misma; es decir, que no hay ninguna razón basada en la naturaleza de las cosas […]

Ahora bien, hay elementos en el corpus saussureano, si bien no abundantes en sus propios escritos, que nos han llevado a entender la arbitrariedad del signo en dos aspectos: arbitrariedad en la relación entre el signo y la ‘cosa’ designada, y arbitrariedad entre el significante y el significado. Sobre esta última (que algunos lingüistas estructuralistas mismos no suscriben, como Benveniste) se han dado por lo general ejemplos que relacionan una idea y significantes ‘fonológicos’. Yo creo que el hecho de que una misma idea pueda recibir cualquier tipo de expresión significante respalda también esta última clase de arbitrariedad. Esto, además, relaciona la teoría de la arbitrariedad con la idea saussureana de que lo esencial en el lenguaje no son los órganos empleados en la comunicación, idea que está en la misma base de esta otra idea de raigambre whitneyana según la cual las lenguas no son sino un clase particular de sistema de signos. De Saussure, justamente en unas notas para un artículo sobre Whitney, nos dice lo siguiente (De Saussure: 192):

En uno de los últimos capítulos de Life and Growth of Language, Whitney dice que los hombres han utilizado la voz para dar signos a sus ideas, como hubieran podido utilizar el gesto u otra cosa, y porque les pareció más cómodo servirse de la voz. Consideramos que estas líneas, que parecen de una gran paradoja, [   ] aportan la idea filosófica más exacta que jamás se haya dado sobre el lenguaje; y además que nuestra práctica cotidiana de los objetos que sometemos a análisis tendría mucho que ganar si partiese de esta constatación. Pues establece que el lenguaje no es más que un caso particular del signo […].

A modo de conclusión (y discusión)
En este artículo, hemos tratado de responder a las preguntas que nos formulamos: ¿en qué consiste el antinaturalismo saussureano? y ¿a qué se deben sus reparos a la posición “naturalista”?

En primer lugar, De Saussure toma posición frente a cierta posición naturalista de su época básicamente representada por el paradigma de la Gramática Comparativa, en especial por Müller y Schleicher.

De Saussure toma posición frente a asumir el lenguaje como un objeto “del mundo natural” desde su crítica a las metáforas naturalistas de los comparatistas y desde las consecuencias de su teoría de la arbitrariedad del signo.

Las metáforas de los comparatistas que el maestro ginebrino pretende impugnar son la metáfora del lenguaje como organismo, la del lenguaje como familia de lenguas, y la del lenguaje como órgano (o como dependiente de un órgano). En este artículo no hemos indagado tanto si la crítica de Ferdinand de Saussure es ciento por ciento justa (quizá caricaturice un poco a quienes critica): nos hemos concentrado en el discurso saussureano.

Otra cuestión que no debemos pasar por alto es que la crítica saussureana al naturalismo de ciertas teorías lingüísticas del siglo XIX no tiene por qué hacerse extensiva a otras teorías de corte naturalista, como la chomskiana, por ejemplo. No al menos si nos limitamos a su impugnación del naturalismo comparatista. En efecto, ninguna de las críticas a las metáforas presentadas afecta al naturalismo chomskiano por la sencilla razón de que esas no son ideas rectoras del programa ideado por el lingüista norteamericano. Ni siquiera la crítica saussureana a la metáfora del lenguaje como órgano se aplica a esa metáfora similar del programa chomskiano pues lo que critica de Saussure en esa comparación es la idea de que el lenguaje se puede entender o bien como un órgano de la comunicación o como dependiente de un órgano de la comunicación. Nada más alejado de la metáfora chomskiana del “órgano del lenguaje”, en la que se postula un mecanismo computacional de la mente-cerebro como rector de la facultad lingüística. Este mecanismo, si bien ‘amoldado’ a los sistemas de performance, no depende de ellos; simplemente les da órdenes que estos sistemas pueden perfectamente interpretar. En este mecanismo, según Chomsky, residiría lo “esencial” del lenguaje humano. Lo que es más, aunque hay diferencias importantes, tanto De Saussure como Chomsky son mentalistas. En efecto, como ya hemos visto, Chomsky también considera absolutamente secundario el papel que para el lenguaje desempeñan los órganos involucrados en la comunicación (en términos modernos, los sistemas de interface: el perceptual-articulatorio y el conceptual-intencional). Ambos lingüistas consideran que lo esencial está fuera o por encima de los órganos del habla: se encuentra en la mente. De Saussure pensaba que ese espacio mental era el “mecanismo de la lengua”: este juego de diferencias que no es otra cosa que el sistema de relaciones asociativas y sintagmáticas, y Chomsky apuesta por un sistema computacional que en los últimos tiempos pretende reducir a una operación sintagmática de “chequeo de rasgos”, de carácter binario y recursivo (Chomsky 2005: 11). Otra coincidencia entre ambos lingüistas es considerar que los juegos de diferencias en los signos lingüísticos tienen un carácter discreto, es decir, binario. Es cierto que De Saussure no emplea la palabra “binario”, pero es claro en expresar la idea en ese sentido en más de una ocasión. Veamos un ejemplo (De Saussure: 73):

[…] persistimos en decir que la lengua en su esencia no se alimenta más que de oposiciones, de un conjunto de valores completamente negativos y que solamente existen por mutuo contraste.

Finalmente, si bien el concepto de la arbitrariedad del signo parece no tener mucho de especial como “puente” entre ambos pensadores (si bien ambos lo comparten), lo que Ferdinand de Saussure consideraba más importante era no la arbitrariedad “absoluta”, sino la arbitrariedad “relativa”, que no es otra cosa que la reducción de la arbitrariedad misma, es decir, la reducción de la inmotivación de los signos lingüísticos. A saber, un signo lingüístico, tomado aisladamente, es arbitrario. Desde el momento en que se combina con otros signos lingüísticos, los nuevos signos lingüísticos resultan motivados por el “mecanismo de la lengua”. Una idea cercana en términos chomskianos que me atreveré a interpretar de un modo quizá distinto de cómo la formuló su creador (y agradezco a Miguel Rodríguez Mondoñedo haberla expresado en un comentario a un posteo de este blog) es entender que la tarea de la sintaxis es neutralizar la diferencia entre los lexicones; saussureanamente, podríamos decir que este mecanismo de la lengua reduce (y finalmente cancela) la arbitrariedad cuyo “almacén” es el lexicón.

Asimismo, si bien es cierto que, como dice Guilermo Lorenzo (Lorenzo 2006: 581-582),

[...] la lingüística tal cual la concebimos hoy nació fundamentalmente del empeño de Ferdinand de Saussure en los primeros años del siglo xx por emanciparla y convertirla en una disciplina autónoma”, lo que para él significaba fundamentalmente liberarla de la psicología individual, de la fisiología y de la física, condición inexcusable en su opinión para centrarla en los aspectos más específicos o quintaesenciales del lenguaje,

no menos cierto es que ese afán por distanciarla de una perspectiva naturalista respondía no tanto al anatema de todo naturalismo en sí mismo, sino, como hemos dicho, a la crítica de un naturalismo ingenuo, anatomicista, externalista (y de apresuradas y rudimentarias metáforas darwinistas) y, lo más importante, desligado de la mente. Esta actitud era, pues, comprensible, tanto si tenemos en cuenta el incipiente desarrollo de la Lingüística científica en el siglo XIX, pero sobre todo a la luz del aún precario avance de las neurociencias (recordemos, por ejemplo, que esa gran revolución que representó Ramón y Cajal nace con el siglo XX, y es probable que de Saussure no estuviera al tanto de todo ello). Un examen más acucioso de los textos del maestro ginebrino no nos muestran un De Saussure tan “culturalista” como siempre se ha pretendido, ni repelente a otra idea de naturalismo.

Ciertamente, hay diferencias y quizá buenas razones para, a partir del pensamiento saussureano, emprender una crítica (1, 2) al naturalismo chomskiano, así como hay buenas razones desde el otro lado para emprender una crítica a la concepción saussureana; pero sin duda alguna una posición saussureana frente al naturalismo chomskiano no se desprende de las discrepancias que De Saussure expresó en relación con cierta lingüística naturalista del siglo XIX.

Referencias

Chomsky, Noam (2005) Three Factors in Language Design. Linguistic Inquiry, Vol 36, Nº 1, 1-22.

De Saussure (2004) Escritos sobre lingüística general. Gedisa, Barcelona.

Fitch, Tecumseh; Marc D. Hauser; Noam Chomsky (2005) The Evolution of the Language Faculty: Clarifications and Implications. Cognition 97, 179–210.

Hamma, Badreddine (2007) La place de la «pensée» dans l’étude de la langue: confrontation des thèses mentalistes avec celles de Ferdinand de Saussure.

Koerner, E.F.K. (1971) Ferdinand de Saussure: Origin and Development of his Linguistic Theory in Western Studies of Language. PhD dissertation. Simon Fraser University.

Koerner, E.F.K. (2008) Hermann Paul and General Linguistic Theory. Language Sciences 30, 102–132.

Kyheng, Rossitza (2006) Le langage : faculté, ou géneralisation des langues?

Lorenzo, Guilermo (2006) El giro biolingüístico. Revista Española de Lingüística, 35,2, págs. 581-593.

Müller, Max (1861) Lectures on the science of language. Longman, Green, Longman and Roberts, London.

Schleicher, August (1871) Introduction to a compendium of the comparative grammar of the Indo-European, Sanskrit, Greek and Latin languages. En: A Reader in Nineteenth Century Historical Indo-European Linguistics, Winfred P. Lehmann ed., 1967, Indiana University Press, chap. 8.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.